En la cultura espiritual y New Age, mucha gente dice: “No puedes elegir lo que te sucede, pero puedes elegir cómo responder”. Una versión más sutil y sofisticada de esta idea es: “No puedes elegir cómo reaccionar, pero puedes elegir cómo responder”. Es decir,  ¿que no puedo elegir mi reacción interna inicial a un evento, pero puedo elegir mi respuesta posterior, incluidas mis palabras y acciones?

Como humanos socializados, casi todas nuestras acciones se basan en pensamientos, deseos y miedos, ya sean conscientes o mayormente inconscientes (llamamos a esto último “condicionamiento” o “programación”). Y no elegimos nuestros pensamientos, nuestros deseos o nuestros miedos.

La mayoría de las personas están de acuerdo en que no pueden elegir qué desear (o temer), pero muchos de ellos piensan que pueden elegir qué pensar. Pero no es posible decidir qué pensar antes de pensarlo. Nadie puede. Los pensamientos simplemente surgen espontáneamente como una expresión de nuestro condicionamiento. Si pudieras elegir qué pensar antes de pensarlo, ya lo estarías pensando. Del mismo modo, no elegiste mantener las opiniones que tienes. Son un producto de tu condicionamiento, de tus  experiencias de vida y de las narrativas socioculturales internalizadas (especialmente las internalizadas de tu grupo social particular, familia, o “comunidad”). Y estos pensamientos y opiniones que no elegiste es lo que acaba dando forma a tus acciones. Entonces, ¿hasta qué punto podrían considerarse tus acciones un producto del libre albedrío?

Cada pensamiento que tienes surge sobre la base de causas y condiciones ya existentes, la mayoría de las cuales no elegiste, y esas causas y condiciones surgieron sobre la base de causas y condiciones anteriores, ninguna de las cuales elegiste. Entonces, todo lo que sucede, cada pensamiento y acción, surge de una amplia red de causas y condiciones que no elegiste. Este es el significado de la doctrina budista central de pratītya-samutpāda, que todo surge en la interdependencia de todo lo demás, y nada existe separado de esa vasta red de interdependencia. Nada podría jamás. La evidencia más obvia de la falta de libre albedrío es el simple hecho de que no existes en un estado de felicidad feliz, tranquilidad y fluidez cada segundo de cada día.

El principal obstáculo para darse cuenta de que el libre albedrío es una ilusión es tu sentido subjetivo de ser el que tomas las decisiones en tu vida, es decir, la creencia de: “Elegí A, pero podría haber elegido B”. Esta es una ilusión cognitiva generada por el falso sentido del individuo como “agente de su vida”, es decir, el sentido que tienes de que eres el pensador de tus pensamientos y el hacedor de tus acciones.

Te cuentas a ti mismo la historia de que podrías haber elegido B (o C o D), pero simplemente no hay evidencia alguna para apoyar esta creencia, y hay una amplia evidencia que lo confirma. Elegiste A debido a todas las causas y condiciones previas a ese punto, y no pudiste hacer otra cosa. Es decir, es posible que no puedas elegir otra cosa que no sea la mejor opción disponible en ese momento. Y si honestamente crees lo contrario, ¿no estás creyendo eso sin remedio?

Claramente, entonces, no podemos elegir cómo reaccionamos internamente a nada. Simplemente sucede, y sucede de inmediato. ¿Es cierto que podemos, sin embargo, elegir nuestra respuesta posterior? Por supuesto no. La disponibilidad de una respuesta posterior diferente de tu reacción inicial tiene mucho que ver con el tiempo que has pasado reacondicionándote con formas de pensar nuevas y más saludables derivadas de tu (s) terapeuta (s), maestro (s) y compañeros más cercanos. Cuanto más te hayas re”acondicionado”, mayor será la respuesta alternativa disponible para dar. Y tu capacidad de elegir re.acondicionarte de esta manera, poco a poco, está completamente determinada por causas y condiciones no determinadas. Ahora, si, después de haber entendido todo lo anterior, tu mente está produciendo un pensamiento como “¡Entonces no tiene sentido hacer nada!”, Entonces, espera, que falta algo por comprender.

El hecho de que no puedas elegir nada más que lo que parece ser la mejor opción disponible en ese momento no significa que la elección sea irrelevante. El hecho de que una supercomputadora con IA alimente todos los datos de sus experiencias de vida podría predecir con precisión lo que elegirá a continuación, siempre, de ninguna manera implica que pueda eludir el proceso interno de tomar una decisión.

La ilusión del libre albedrío te libera de la preocupación, del juicio propio y de la ansiedad por tomar la decisión “correcta”. Cuando lo comprendes, dejas de juzgarte a sí mismo y a los demás por sus elecciones. Eres libre, verdaderamente libre, de la creencia de que tú o ellos podrían haber elegido hacer algo diferente en el pasado. Dejas de creer, para siempre, que hiciste la “elección equivocada” en cualquier momento del pasado. Y dejas de creer que podrías tomar la decisión equivocada en el futuro. Entiendes que solo puedes hacer lo que parece ser la mejor opción entre las opciones que se le presentan. Y siempre será así. No puede ser de otra manera.

Si piensas ¡Todo lo anterior parece sumarse al determinismo total! Pues aquí es donde se pone interesante. El universo no es totalmente determinista. La incertidumbre cuántica significa que si bien casi todo lo que sucede es (o sería) perfectamente predecible si tuviera todos los datos, aún así, no todo lo es. Y este pequeño efecto de incertidumbre o aleatoriedad a veces puede tener resultados a gran escala (por ejemplo, es la razón por la que los agujeros negros se evaporan lentamente). Hay una correlación con esto en el nivel de la experiencia consciente. Annaka Harris lo señala en su nuevo libro: “Conscious: A Brief Guide to the Fundamental Mystery of the Mind”. Ella argumenta que la conciencia es, en su mayor parte, simplemente un testigo de los pensamientos, comportamientos y fenómenos que se desarrollan en nuestra experiencia, ninguno de los cuales tenemos control. Todos esos pensamientos y comportamientos surgen sobre la base de causas y condiciones anteriores, y la conciencia no cambia ese hecho. El hecho de la conciencia no parece cambiar nada en la realidad.

*** Sin embargo, hay al menos una excepción clave: los pensamientos y comportamientos que surgen solo cuando la conciencia se contempla a sí misma. Cuando la conciencia se da cuenta de sí misma y se contempla a sí misma, se abre una puerta que no está disponible para los seres vivos que no son conscientes de sí mismos. Esta puerta es la llave. Es la clave de la liberación. Cuando la conciencia se da cuenta de sí misma, intuitivamente siente dentro de sí misma lo que los tāntrikas llaman icchā-śakti, el Poder de la Voluntad. Este poder es muy profundo pero muy sutil. No es mental ni cognitivo. A corto plazo, puede lograr casi nada. A largo plazo, puede lograrlo todo. La mejor metáfora que he encontrado para esto es esta: Si estás en un velero en medio del Océano Pacífico, solo puedes elegir una pequeña cosa, que es el ángulo de tu timón. No puedes elegir cómo sopla el viento, o el tamaño de las olas, o el clima que va y viene. Solo puedes elegir el ángulo de tu timón, lo que no hace ninguna diferencia en tu experiencia dentro de un minuto, o dentro de un día, o dentro de un mes. Pero eventualmente, habrá una gran diferencia: determinará si tocas tierra en Australia o Siberia.

Esto es la clave > El despertar espiritual (que es simplemente darse cuenta de ser consciente de sí mismo) revela esta posibilidad: pequeños reajustes diarios de tu timón que eventualmente crean una experiencia de vida radicalmente diferente. Permítete creer que es posible. Todo el camino espiritual se sigue de eso. No puedes elegir tus reacciones en el momento o tus respuestas en el momento siguiente. Simplemente suceden. Pero puedes seguir inclinándote persistentemente a la convicción de que esta armonía total con lo que llamamos liberación es realmente posible, y poco a poco, el paradigma cambia. El agujero negro se evapora. Despacio. Y puedes verlo sucediendo. Cada vez con más frecuencia, recuerdas respirar, hacer una pausa y reflexionar antes de hablar o actuar. Cada vez con más frecuencia, puedes elegir si creer o no tus pensamientos. Más y más frecuentemente, el perdón por las acciones inconscientes y perjudiciales de los demás surge espontáneamente (porque sabes que no podrían haber sido diferentes de cómo eran en ese momento). Cada vez con más frecuencia, te relajas y te abres a lo que está siendo en lugar de resistirte. Esto no sucede por arte de magia. Ocurre porque vas creando, con cada acto de consciencia,  las condiciones en las que estas posibilidades están cada vez más disponibles para ti.

*** ¿Y cómo puedo crear estas condiciones? Permaneciendo sentado un poco todos los días y descansando en tu conciencia innata / naturaleza esencial. A medida que aprendes a descansar ahí, puedes comenzar a sentir esos atisbos de tu libertad inherente (svātantrya-śakti), una libertad que no pertenece al cuerpo-mente condicionado. Y quizás, poco a poco, puedas ir sintiendo el sutil poder de voluntad (icchā-śakti), que suavemente, naturalmente, se inclina hacia la plena expresión de esa libertad. El reposo en tu verdadera naturaleza (svabhāva) se traduce automáticamente en una mayor apertura, y una mayor apertura se traduce automáticamente en la capacidad de ver más posibilidades que antes. No solo más opciones sobre cómo actuar, sino más opciones sobre cómo experimentar la realidad.

Puede pensar que sentir más opciones podría ser perjudicial, porque más opciones desencadenan ansiedad y parálisis de elección cuando se actúa desde el cuerpo-mente condicionado. Pero descansar en tu naturaleza esencial como conciencia tiene otro impacto más: el desarrollo de tu capacidad de acceder a pratibhā (un aspecto de icchā-śakti), la intuición innata que claramente siente la opción más beneficiosa de todas las disponibles, sin deliberación mental. Irónicamente, incluso el ser liberado (uno que se ha dado cuenta plenamente de su naturaleza-esencia y disuelve todas las estructuras limitantes del ego) no experimenta el libre albedrío en el sentido de elegir qué elegir. (¡Nadie lo hace!)

La diferencia es esta: con la conexión del estado despierto y la claridad del estado liberado, todas las posibilidades disponibles se perciben directamente; y desde esta intuición innata, lo que es más beneficioso para todos los seres es automáticamente “elegido”, sin necesidad de pensamiento consciente: sin preocupaciones, sin problemas, sin dudas y sin lucha. (Esto es posible porque lo que yo llamo intuición innata, pratibhā, no está en absoluto basado en la mente, sino que siempre está conectado al patrón de toda la vida. Quizás esté basado en nuestro ADN compartido). El ser liberado es exactamente igual que tu o igual que cualquier otra persona, con la única excepción de que han dejado de malinterpretarse a sí mismos y han dejado de luchar para ser diferentes de cómo son en cada momento. Cuando dejas de resistirte a la realidad, automáticamente estás en armonía.

Así que aquí está la invitación: acepta que nunca podrás ser diferente de cómo eres en este momento, y no puedes elegir qué tan ‘iluminada’ será tu próxima reacción o respuesta, pero puedes seguir inclinándote suave pero persistentemente hacia la posibilidad de la libertad radical, y lo haces aprendiendo, poco a poco, a descansar en tu naturaleza esencial e integrando esa experiencia en cada área de tu vida. Poco a poco. Con dedicación.

Inspirado en la traducción del artículo en inglés de Christopher Wallis: Near Enemy 11: “You can choose how to respond”

Fotografía: Tuco Amalfi.

error: Content is protected !!