“En realidad no es uno quien hace la respiración; sino que es la vida la que respira en nosotros” Antonio Blay.

Prāṇa es la fuerza vital y la energía vital que atraviesa nuestro cuerpo. Esta energía es incorporada en nuestra vida y mente consciente a través de la respiración. Pranayama es el acto de controlar y dirigir esta energía, es decir, controlando el flujo de la respiración. La respiración es única en su característica de cerrar la brecha entre la parte consciente de nuestras vidas donde ejercemos influencia, y el funcionamiento inconsciente que ocurre fuera del ámbito de la voluntad. Es como el cordón umbilical que conecta el cuerpo grueso con sus reinos más sutiles, el puente que conecta la vida con la consciencia. Si se rompe el puente, dejas de estar en el cuerpo, te trasladas a una dimensión desconocida.

Esto hace que la respiración consciente abra la puerta hacia una nueva profundidad que antes desconocíamos. Basta tomar consciencia unos segundos de la respiración para captar la vida en su inmediatez, y a la inversa también: todas las veces que logras captar la vida en su inmediatez, tu respiración se armoniza. Cuando la mente y el cuerpo están en reposo también la respiración toma otro ritmo, porque están muy relacionados. Pasar la vida en un estado constante de estrés y agitación pasa factura, ya que el cuerpo no está diseñado para permanecer en este modo de “lucha o huida” durante largos periodos de tiempo, y mucho menos durante toda la vida. La respiración superficial y nerviosa resultante de este estilo de vida incorpóreo es la causa de la enfermedad.

La respiración ha sido utilizada en muchas tradiciones como instrumento de conocimiento en la vía interior. En la tradición del yoga, después de alcanzar un cierto nivel de estabilidad en nuestra práctica de Asana, y después de haber estado refinando durante un tiempo nuestra capacidad de sentir los movimientos internos de nuestro cuerpo, ahora estamos listos para enfocarnos en una capa más sutil de energía: Pranayama.

Pranayama implica muchas técnicas de respiración diferentes que apuntan a resultados ligeramente diferentes. Pero la dirección general es calmar y sanar el cuerpo, haciendo que la respiración sea más lenta y profunda, ya que esto envía una señal al sistema nervioso de que estamos seguros y que todo está bien. Esta relajación está indisolublemente unida a la parte parasimpática de nuestro sistema nervioso, que le dice al cuerpo que descanse y digiera.

Algunos textos yóguicos afirman que la vida de uno está determinada por la cantidad de respiraciones, y no por la cantidad de años. Cuanto más profundo respires, más tiempo podrás vivir. A medida que la respiración comienza a fluir más y más a través de nuestro cuerpo, se convierte en un agente directo de curación y drenaje, ayudando a disolver las áreas de tensión que toca y atraviesa. Pero para iniciar este proceso, tenemos que aparecer, dándole al cuerpo de manera constante y diligente estímulos positivos para agitar y des.programar los viejos patrones.

La perturbación de los hábitos de toda la vida inevitablemente causará incomodidad y confusión a medida que avanzamos hacia lo desconocido. Esto no sucede sin dolor. Pero la razón por la que emprendimos este viaje no fue simplemente para sentirnos mejor, sino para sentir más y mejor. Y para desarrollar la calidad de la ecuanimidad frente a situaciones desafiantes.

Las demandas que nos imponemos a nosotros mismos a través de las posturas solo reflejan las actividades que conforman nuestra vida diaria. La esterilla es un campo de laboratorio y entrenamiento, una exploración de nuestro gran potencial.

Fotografía: Tuco Amalfi.

error: Content is protected !!